El iPad como dispositivo de escritorio

Los que me conocen saben cuanto me gusta el iPad Pro, un dispositivo que desde hace ya un par de años se ha convertido en mi principal herramienta de trabajo, el iPad como dispositivo de escritorio.

Poco a poco el iPad ha ido creciendo tanto en su hardware como en su software, y gracias a Jobs el iPad ha dejado de depender de su hermano iOS y ya tiene su propio sistema operativo, el iPadOS.

Con las ultimas versiones de iPadOS ya tenemos la posibilidad de trabajar con un teclado, un ratón y hasta podemos conectarlo a una pantalla externa, así que básicamente tenemos la posibilidad de convertir nuestro iPad en una herramienta de escritorio, sin perder la posibilidad de agarrarlo en cualquier momento y volver a usarlo como lo que es, una tablet.

El iPad como dispositivo de escritorio

Ante la posibilidad de usar el iPad como dispositivo de escritorio, decidí comenzar una búsqueda de cuál era la configuración idónea y que periféricos utilizar
Así que vamos a dar un repaso a los periféricos que he probado y los que finalmente he decidido usar.

Por un lado está el tema del teclado, se que Apple ha sacado su nuevo Magic Keyboard para iPad, el cual esta muy bien si lo que buscas es potabilidad y si estás dispuesto a pagar su precio.

Pero en mi caso estaba buscando algo que pudiera dejar en el escritorio del trabajo, durante este tiempo he ido probando diferentes modelos, he pasado por muchos entre los que destaco el Logitech K480, el Smart Keyboard de Apple o el Brydge Pro+.
Pero al final el que he dejado sobre mi escritorio para trabajar con el iPad es el Magic Keyboard 2 de Apple.


En cuanto a ratones también he ido haciendo mis pruebas, aunque he de reconocer que son menos.
Lo importante en este caso era encontrar un raton bluetooth que funcionara sin necesidad de un receptor USB.

Durante un tiempo utilice mi querido Migthy Mouse de Apple, también utilice durante un tiempo el Microsoft Sculpt Comfort y aun tengo pendiente probar el Logitech MX Master 3 del que he oido maravillas, pero me parece muy caro.

Al final el raton que estoy utilizando en mi escritorio de trabajo es el Magic Mouse 2 de Apple, sobretodo por la superficie táctil que permite utilizar los gestos que acepta iPadOS.

(Si, este es el famoso raton que se carga por abajo 🤦🏻‍♂️)

Los nuevos iPad Pro dejaron atrás el puerto Lightning y comenzaron a utilizar un puerto USB-C de lo más util y que abre un sinfín de posibilidades.
Pero para ello necesitamos algún tipo de Hub.

En mi búsqueda del Hub perfecto acabe encontrando el HyperDrive 6-en-1.
Un Hub que conectado al puerto USB-C ofrece 6 tipos de conexiones diferentes:

  1. USB-A 3.1, el USB de toda la vida pero a alta velocidad.
  2. Lector de tarjetas SD
  3. Lector de tarjetas Micro-SD
  4. USB-C con posibilidad de transferir datos y ofrecer carga al iPad.
  5. Un Jack de audio de 3.5mm para los auriculares.
  6. Un HDMI que soporta video a 4K60Hz.

Es un Hub muy cómodo y versátil, aunque algo caro.


Para utilizar el iPad como dispositivo de escritorio también hace falta un buen stand, un soporte que nos ayude a elevar un poco el iPad y dejarlo a una altura cómoda para nuestra postura de trabajo.

Mi primera opción fue el soporte de aluminio Lamicall, un soporte sencillo y elegante, que recuerda al soporte de los iMacs.
Queda muy bien en el escritorio, pero al final es poco practico ya que es muy bajo y la posición en la que queda el iPad no es cómoda para largas jornadas de trabajo.

Al final la mejor opción que he probado ha sido el Stand para iPad de Heckler, un stand elegante creado con acero lo cual ofrece la característica de poder pegar el iPad al stand gracias a los imanes que vienen en la parte trasera de los nuevos iPad Pro.

El stand de Heckler tiene una buena altura dejando el iPad en una posición idónea para trabajar.

El iPad como dispositivo de escritorio

Lo peor de este stand es su precio $69, algo caro si lo comparamos con los $9 del Lamicall.


Por ultimo en mi escritorio también tengo un monitor Element de 32” el cual puedo conectar por HDMI al Hub de HyperDrive y trabajar de forma mas cómoda.
Aunque es una lastima que el iPad no permita reajustar la imagen en monitores externos.

Actualmente al conectar un monitor externo al iPad lo que hace el sistema es enviar la misma imagen del iPad al monitor, independientemente de su tamaño y resolución, por lo cual generalmente acaban mostrándose franjas negras en los laterales, ya que generalmente los monitores tienen un aspecto mas panorámico que la pantalla del iPad.

Asi que, hasta que Apple se anime a actualizar iPadOS y mejore la gestión de monitores externos, he decidido no iniciar la búsqueda de un monitor mejor.


Y eso seria todo, con esto ya tengo un setup decente para trabajar con el iPad Pro.
Es cierto que en principio pensé en buscar algún disco externo que conectar por USB-C para almacenar mis documentos, o usar el NAS para hacer copias de seguridad.
Pero teniendo 2TB de iCloud Drive me ha acabado pareciendo innecesario.


¿Tu también trabajas con el iPad?
¿Que periféricos utilizas?

#

Deja una respuesta